Etiketaren artxiboa: CONTEN

PNV CONTEN #LARRABETZU

Kaixo.

Trás el último folleto, BERRITZEN, de EAJ-PNV de LARRABETZU, y unas declaraciones que realizó en el último pleno el concejal del PNV, hemos consultado a diferentes fuentes para recabar información sobre CONTEN.

Aquí tenemos un análisis de lo acontecido en los últimos 41 años. Analisis realizado por el ex-concejal de la Izquierda abertzale, JUAN MANUEL.

En el último “Barritzen” del PNV,  hay algunas afirmaciones que resultan insólitas y mediante la tergiversación o la información fragmentaria tratan de manipular a la ciudadanía haciéndoles creer lo que la realidad se encarga de rebatir. Voy a empezar a comentar un tema que viene siendo recurrente y que de vez en cuando reaparece para vergüenza del PNV a nada que el análisis objetivo esté entre sus prioridades, aunque ellos traten de utilizarlo como arma arrojadiza contra la izquierda abertzale. Me refiero a CONTEN y la afirmación que hace el PNV en su revista de que “EH Bildu prometió cerrar el vertedero, pero no lo hará hasta que esté colmatado. Otra promesa más incumplida”, sin explicaciones añadidas ni texto que desarrolle esa afirmación. Es el estilo del PNV, textos breves con afirmaciones contundentes y sin explicaciones añadidas porque cuando desarrollan una afirmación  pueden quedar en ridículo por el desconocimiento demostrado o, en su caso,  por las mentiras vertidas con la intención de manipular a la opinión pública. Además, denuncian ante la opinión pública un supuesto incumplimiento de EH Bildu, lo que hay que interpretar como un deseo del PNV de cerrar el vertedero de Conten, porque si ese no fuese su deseo no realizarían una denuncia de incumplimiento que pueda estimular el cumplimiento por parte del supuesto incumplidor. Me encantaría que sus actuaciones futuras ratifiquen ese supuesto deseo. Parece ser que el tema de Conten también salió a relucir en el pleno posterior a la publicación de la revista del PNV, y éste trasladó la responsabilidad de la existencia del vertedero de Conten a  Herrigintza y a sus decisiones al respecto en la legislatura municipal 1979-1983.

Vamos a ver cuál ha sido la actuación y la responsabilidad  de cada agente político y si ha habido incumplimiento por parte de EH Bildu.

El vertedero inició su andadura en 1976, pero podría ser anterior ya que según el Resumen No Técnico de la Solicitud de Autorización Ambiental Integrada para Depósito de Residuos Inertizados “el depósito es una continuación de otro ya existente que inició su actividad en 1971…”. Su licencia de actividad sólo le permitía depositar escombros de obras.

En 1979 Herrigintza se  hizo con el gobierno local al haber ganado las elecciones municipales al PNV y controló la actividad regulando la cantidad de escombro que se podía verter y estableciendo la taxativa prohibición de verter “residuos industriales de cualquier clase” y limitando los materiales admisibles a “escombros de obras exentos de cualquier producto químico”.

En 1983 el PNV ganó las elecciones municipales y como es fácil de imaginar la escombrera resultó ser el embrión del vertedero hecho y derecho que es hoy en día.  En el vertedero se empezaron a depositar residuos industriales sin control, excediendo los límites de la licencia de actividad, según la cual sólo se podían depositar escombros. Así, en este contexto, en 1991 se produjo la primera decisión que puso las bases para reforzar y garantizar la existencia del vertedero. El ayuntamiento de Larrabetzu con los votos a favor del PNV y en contra de Herri Batasuna concedió licencia de actividad para la regularización del vertedero de Conten, s.a., con la que se le permitía depositar tierras, rocas, escombros y residuos industriales inertes. Herri Batasuna solicitó el cierre cautelar.

No contentos con esto y viendo que en el ayuntamiento de Larrabetzu tenían un gran aliado en el PNV, en el año 1996 CONTEN solicita licencia de obras para la realización de celda de residuos inertizados, que son los residuos tóxicos y peligrosos sometidos a un proceso de tratamiento para estabilizarlos-solidificarlos. La izquierda abertzale entendía que no se podía conceder esa licencia sin antes tramitar una nueva licencia de actividad ya que el depósito de esos residuos no estaba entre los permitidos por la licencia de actividad en vigor. Pero aquí el PNV tenía un problema, porque si se le exigía una nueva licencia de actividad el primer control era el urbanístico y había que analizar la compatibilidad o incompatibilidad de la instalación con nuestras normas subsidiarias en vigor, y de acuerdo con ellas el vertedero no podría ampliar su actividad. Así que el PNV le concedió licencia de obras para la primera fase de la construcción de la celda, sin solicitarle una nueva licencia de actividad, imponiendo por la vía de hecho el depósito de una nueva categoría de residuos, los inertizados.

En el año 1998 entran en vigor unas nuevas Normas Subsidiarias de Planeamiento aprobadas por el PNV, y desaparece cualquier alusión a la imposibilidad de ampliar la actividad de Conten, que sí existía en la normativa anterior. Se dice cuáles son los parámetros de su actividad pero no se prohíbe su ampliación, que sería posible mediante una nueva licencia de actividad.

El año 2000 el ayuntamiento(ALCALDE DEL PNV)  concede licencia de obras para la segunda fase de la celda de inertizados sin obligarle a Conten a solicitar una nueva licencia de actividad. La izquierda abertzale se muestra contraria a esta concesión por los mismos motivos alegados en la primera fase de la construcción de la celda.

El año 2008 Conten obtiene Autorización Ambiental Integrada para depósito de Inertizados, solicitada en 2006. Previamente a esta autorización el Ayuntamiento de Larrabetzu (el del apartheid político, 2003-2007) tuvo que evacuar informe de compatibilidad o incompatibilidad de la instalación con la normativa urbanística. El informe realizado no mostró ningún motivo de desacuerdo o de incompatibilidad.

En todo este recorrido Conten ha tenido un gran aliado en el PNV, y la izquierda abertzale ha hecho lo que ha podido para que el recorrido fuese otro, y  desde que gobierna el ayuntamiento, sigue trabajando para que Conten cierre sus puertas y no pueda prolongar su vida útil. Ahora bien, esta actuación se tiene que ajustar a lo permitido en el ámbito de la competencia municipal, que fundamentalmente se limita a la materia urbanística. En este sentido, ha introducido en el Plan General de Ordenación Urbana la prohibición de ampliaciones de la planta de Cespa-Conten (“Queda prohibido realizar ampliaciones de la planta CESPA-CONTEN. art. 28.7). En la matriz de usos (art. 30) establece la prohibición de las escombreras y vertederos de residuos sólidos en cualquier clase de suelo. En el art. 161 se insiste en que “el presente Plan General prohíbe, expresamente, la realización de nuevos vertederos en el término municipal”. Hay que recordar que el PNV votó en contra de la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana.

En su programa electoral, EH Bildu introdujo la “prohibición de actividades contaminantes como CONTEN en nuestro municipio”. Por lo expuesto, está cumpliendo con su propuesta, y queda al descubierto, una vez más, la patraña del PNV.